Dientes y Embarazo

Durante el embarazo, la dentadura también se ve afectada, es muy común sufrir problemas con las encías y el esmalte. Las caries y las gingivitis son muy molestas, a veces insoportables, un cuidado previo de tu dentadura y con más cura durante el periodo gestacional, ayudará a evitar el viejo proverbio “por cada hijo, un diente”.

Durante el embarazo se altera la composición de la saliva, y esto favorece el rápido desarrollo de bacterias. Un alto consumo de azúcares puede hacer que la placa dental sea más agresiva, y las bacterias que ahí habitan, producen ácidos que atacan el esmalte y provocan caries. Si no se soluciona a tiempo, puede quedar afectada más de una pieza dental.

La inflamación de las encías o gingivitis se hace más evidente a finales del primer trimestre, después puede mantenerse o aumentar en el segundo trimestre, pero remitirá tras el parto.

Su motivo principal es el aumento de flujo de sangre a todas las mucosas que ablanda los tejidos, incluidas las encías. A muchas embarazadas les sangran las encías por esta causa, sobre todo cuando se cepillan los dientes. Y si la gingivitis no se trata adecuadamente, puede desencadenar en una enfermedad periodental que afecta a los tejidos que unen el diente y el hueso.

Para evitar estos problemas hay que mantener una buena higiene bucal, cepillarse los dientes al menos dos veces al día, si es necesario con un cepillo más suave, y utilizar el hilo dental para las zonas donde el cepillo no puede llegar. El aumento de consumo de calcio con yogures, quesos, leche, etc. reforzará tus huesos y tus dientes, además de consumir proteínas procedentes de carne, pescado y legumbres que ayudarán en la defensa contra las infecciones. Vitaminas como la B, C y D, también serán un buen apoyo.

Si tienes necesidad de realizarte un empaste, no te preocupes, la anestesia local que se usa en este caso es seguro y no tiene efectos perjudiciales para tu bebé. Lo que no podrán hacerte serán radiografías.
Visitar al dentista en cuanto notes alguna molestia bucal, puede prevenir males mayores, incluso en la salud de tu bebé. No lo dejes pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cuatro + diecinueve =